¿Se cumplieron los objetivos educativos el pasado curso?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

¿Se cumplieron los objetivos educativos el pasado curso? ¿Aprendieron nuestros alumnos lo que les corresponde para poder enfrentarse con éxito al próximo curso 2020-21?

Solo ha pasado 1 mes desde el final de curso y nos falta perspectiva para valorar la nueva metodología del 3º trimestre a que nos abocó el confinamiento y nos faltan datos para evaluar el nivel de los alumnos tras 3 meses de enseñanza on-line, pero ante la gran incertidumbre que tenemos sobre cómo será el próximo curso, necesitamos reflexionar y prepararnos antes de que empiece el próximo.

El confinamiento trajo un giro de 180 grados a nuestras vidas, especialmente a la Educación, para el que no estábamos preparados…ni avisados. Gracias a las nuevas tecnologías, que afortunadamente ya vivían con nosotros, a la profesionalidad de los educadores y el gran esfuerzo de centros escolares, alumnos y familias, la adaptación fue impresionante y se pudo seguir con las actividades educativas de forma on-line, lo que ya fue un gran triunfo. Hubo momentos difíciles, con muchos problemas y cansancio, y en circunstancias muy complicadas para muchas familias por la salud, la economía…pero, en general, la sensación fue de gran satisfacción por haber superado el reto al que nos enfrentábamos.

7 claves para evaluar la huella digital de la educación durante el ...

El fin de curso fue de celebración: Respiramos aliviados de poder apagar el ordenador, la mayor parte de los alumnos con notas mejores que las de las dos primeras evaluaciones y coincidió con el fin del confinamiento, la llegada del verano y las vacaciones que todos tanto necesitábamos. Ahora estamos a mediados de verano: tratando de disfrutarlo pero con el miedo a los rebrotes y la incertidumbre del otoño, que coincide con el principio del curso escolar. No depende de nosotros que las clases sean presenciales ni que tengamos vacuna, para eso están los políticos y los científicos. Nuestra responsabilidad como ciudadanos es protegernos del virus y no contagiar a nadie, y como padres asegurarnos que nuestros hijos empiecen el curso fuertes para lo que pueda venir.

Por eso nos preguntamos: ¿aprendieron lo que les correspondía ? No hay una única respuesta. La mayoría de estudiantes se implicó y trabajó duro (bastantes nos sorprendieron trabajando más de lo que solían hacer) pero otros se limitaron a cumplir con los mínimos y no hicieron el esfuerzo extra que requería la ocasión. La familiaridad de nuestros alumnos con las nuevas tecnologías nos trajo otra grata sorpresa de alumnos que se despistaban mucho en el aula pero que se centraron más con las pantallas pero otros no se adaptaron a este sistema y su rendimiento bajó. No todos fueron capaces de trabajar de forma autónoma y aprender sin un profesor presente.

Tampoco todos los profesores fueron iguales: Algunos discurrieron nuevos métodos para seguir explicando los contenidos del programa pero otros no y se limitaron a organizar y enviar tareas y sugerir videos de youtube con explicaciones. Algunos profesores planificaron al detalle y corrigieron las tareas para que sirvieran para aprender y fue una de las causas que motivó a estudiantes que encontraron en los trabajos una alternativa a la memorización que tanto les cuesta. Pero otros profesores sustituyeron la calidad por la cantidad de trabajos que agotaron a alumnos…y padres! Especialmente complicada fue la evaluación on-line.

La percepción de los padres de la educación digital mejora tras la ...

Ante esto cada uno debe pensar cual es su caso. A nadie le apetece trabajar en vacaciones pero 2 meses son suficientes para hacerlo y, en el caso que se necesite, prevenir las dificultades que pueden surgir al pasar a un curso superior con el inconveniente de que no sabemos en qué condiciones se podrá cursar. Merece la pena dedicar tiempo a esas asignaturas en las que suelen tener dificultades o a las que este curso no se les pudo dedicar la atención que necesitan, especialmente las que tienen continuidad como las matemáticas, la lengua, los idiomas y la física o la química. Pero sin miedo: “Ningún mar en calma hizo experto a un marinero” Esta generación de estudiantes puede ser una de las mejores por haber superado más dificultades, ayudémosles a prepararse para triunfar.

Comparte esta entrada con tus amigos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Más información