La compresión lectora… otra vez! El Punto Final en Onda Cero Pamplona

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Había prometido no volver a este tema pero oigo en la radio que el Gobierno, alarmado por los datos de PISA va a destinar 500 millones a mejorar la Comprensión Lectora y las matemáticas y me revuelvo. Los profesores no necesitamos esos datos para enterarnos porque vivimos a diario con demasiados alumnos que acaban Bachiller sin saber hacer un buen resumen y estudian como loros porque no entienden. Que los estudiantes trabajen poco la Comprensión Lectora es como si los deportistas no trabajaran el físico. Los deportistas tienen que estar en forma y los estudiantes tienen que ser capaces de entender a fondo los textos de donde tienen que aprender, incluidos los de los medios de comunicación. Me alegro mucho de que el Gobierno quiera arreglarlo pero me temo que no todo se arregla con dinero sino con sentido común, formación pedagógica y un poco de creatividad y valentía. ¿Por dónde empezamos? Todas los  profesores pueden colaborar eligiendo materiales significativos que permitan el aprendizaje autónomo de sus alumnos pero si a alguna asignatura le corresponde esta labor es a lengua, la principal proveedora de esta competencia estrella que es la Comprensión Lectora y una de las asignaturas más presentes en el horario de los estudiantes. Y aquí propongo que no nos empeñemos tanto en que ESTUDIEN Lengua como en que aprendan a USARLA, inspirandonos en el modelo Cambridge, un examen práctico que consiste en HABLAR, ESCRIBIR y COMPRENDER para medir la COMPETENCIA en inglés. Pero para esto hay que ser valientes y atrevernos a convertir la clase de lengua en una Olimpiada de leer, escribir y hablar y conseguir que los estudiantes salgan con alta competencia en lectoescritura y riqueza de vocabulario. Y no hacerlo solo en Bachiller y FP como dice el Gobierno, sino empezar en 1º ESO para que lleguen a Bachiller con alta competencia y se enfrenten a estudiar la teoría con herramientas. Hay espacio para estudiar la gramática, semántica, ortografía, literatura pero primero es la práctica y luego la teoría, que los tenemos en clase muchos años y hay tiempo para todo. El único problema es que corremos el riesgo de dar “mala imagen”y que muchos digan que “en clase no hacen nada” porque en clase “solo leen, escuchan, escriben y hablan” 

Olga Ibiricu

https://www.ondacero.es/emisoras/navarra/pamplona/audios-podcast/mas-de-uno/punto-final-olga-ibiricu_2024020565c0dbf3c3cb30000128a4db.html

Comparte esta entrada con tus amigos

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Más información