Soy responsable pero me come la vagancia…Y ¡sufro mucho por los nervios!

Ahora que se acercan los exámenes surge un problema que todos conocemos bien: LOS NERVIOS.  Es importante que aprendamos a evitarlos, o por lo menos controlarlos, no solo por el sufrimiento que generan sino porque son responsables de muchos fracasos, tantos estudiantes que rinden por debajo de sus posibilidades por su culpa.  No todos los casos son iguales y es importante diagnosticar las causas para buscar la solución….porque la tiene! Puede ser miedo a enfrentarse a una prueba sin habilidades para ello. Haciendo exámenes aprendemos a enfrentarnos a pruebas pero hay personas que necesitan que se les enseñe explícitamente con técnicas de relajación y control mental. Otro motivo de nervios es el no ir bien preparado y la solución… sabemos que es estudiar más.  Nuestra reflexión de hoy es que esto no les pasa solo a los malos estudiantes.

images

En nuestro afán por simplificar la realidad tendemos a etiquetar a los alumnos y una de las clasificaciones más frecuentes es la de “trabajadores” y “no trabajadores”, o dicho de un modo más familiar, “responsables” y “vagos”. Los primeros se preocupan de sus estudios, les importan las notas y se implican en el estudio y los segundos no se esfuerzan porque sus preocupaciones van por otro lado, no dedican tiempo suficiente al estudio y por eso les va mal. Habitualmente damos por hecho que son dos grupos diferentes pero, aunque pueda resultar chocante, hemos conocido muchos estudiantes que comparten características de ambos. Son alumnos que sufren muchísima ansiedad  y creen que es problema de nervios y no de falta de trabajo.

¿Se puede ser “responsable” y “vago” a la vez? ¿puede ser tu caso? Si te interesan las calificaciones,  realmente aspiras a sacar buenas notas, te afecta lo que puedan opinar tus padres y profesores de tu rendimiento y te sientes mal cuando los estudios no te van bien…..eres una persona responsable. Pero si además, estudiar te produce una gran pereza y haces cualquier cosa antes que eso, habitualmente dedicas muchas horas a hacer tareas, trabajos, clases particulares pero poquísimas a estudiar, entonces tienes un problema de voluntad que tienes que afrontar. Es muy posible que realmente hayas sido una estudiante trabajadora en los cursos anteriores y poco a poco hayas ido perdiendo hábitos de estudio sin darte cuenta.

Lo primero  que debes hacer es  ser consciente de ello y  atreverte a reconocerlo. Te miras en el espejo de los demás y ves un buen estudiante. Tienes la conciencia tranquila  y consigues el apoyo y comprensión de tus mayores que sufren al verte sufrir a ti, cuando llegan los exámenes y los “nervios” y no te permiten hacer un buen examen…Habitualmente estás tranquilo porque crees que estás cumpliendo con tu obligación y cuando se acerca el examen lo pasas fatal porque en esos días y horas previas empiezas a ponerte muy nervioso, sientes pavor ante la idea de que no vayas a llegar bien preparado al examen, no te va a dar tiempo y esos nervios te impiden concentrarte para rendir como te gustaría…

Te animamos a afrontar el problema y darle una solución, que la hay… Conócete a ti mismo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *