¡Nadie apostaba por ella y lo ha logrado!

Os transcribimos un resumen de una conversación de la semana pasada entre la madre de una alumna nuestra y su tutora actual de Aula 2:

“ Me acaba de llamar la profesora del Instituto de mi hija para que le dé la enhorabuena por lo bien que ha empezado 2º de bachiller. ¡Vaya sorpresa, con lo exigente que es esta profesora! Si me llegan a decir hace 5 años, la primera vez que entré en Aula 2, que mi hija iba a acabar Bachiller no me lo hubiera creído. Hasta 2º de la ESO no tuvo problema con los estudios aunque hay que reconocer que para aprobar necesitaba dedicar muchas horas, y lo hacía sin rechistar. En 3º de la ESO “pinchó”. Empezó a suspender. La orientadora del Instituto le hizo unas pruebas y nos recomendó acudir a un especialista porque había síntomas de Déficit de Atención (TDA). Se nos vino el mundo encima…a las 2! y por recomendación de una buena amiga acudimos a Aula 2 de Sancho el Fuerte. Nos atendió MªJosé Olea que con mucha profesionalidad y delicadeza detectó y analizó sus dificultades de concentración y se coordinó con el pediatra para el tratamiento. Empezó a trabajar sus dificultades con MªJosé a la vez que recibía apoyo curricular con otra psicopedagoga que le enseñó a estudiar las distintas asignaturas. Empezó a remontar. La entrada en Bachiller nos produjo vértigo, y 1º fue durillo. Tú lo sabes muy bien, lo vivimos juntas! Mi hija seguía tan trabajadora pero las notas bajaron, los profesores del instituto eran duros con ella. Al final aprobó todo en Junio. Ahora estamos a principios de 2º y va mucho mejor que en 1º, está sacando buenas notas, ha mejorado mucho su autoestima y está feliz!  Vemos que la palabra “selectividad” es posible y muy cercana la posibilidad de estudiar lo que ella quiere el próximo curso. Estar tan tranquilos ya en Octubre…no me lo creo!”

Historias como estas se repiten cada curso en Aula2. Llevamos ya casi 28 años de andadura  y hemos visto pasar por nuestras aulas alumnos que nos llegan solicitando ayuda cuando cursan primaria con muchísimas dificultades, y por los que nadie apuesta como candidatos al éxito académico (ni siquiera ellos mismos). Con esfuerzo, motivación y un poquito de ayuda son capaces de superarse y alcanzar metas que a priori parecían imposibles. Algunos llegan a la universidad, otros hacen un grado medio o superior pero lo importante es que son capaces de plantearse sus propias metas y alcanzarlas.

Por ellos trabajamos cada día: ¡son nuestra motivación y nuestro orgullo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *