El paso a Bachiller

Los cambios de ciclo e incluso solo de curso, acompañan la evolución natural de los estudiantes. Los cursos van aumentando de exigencia porque los alumnos van madurando y, a la vez, los alumnos maduran por los aumentos en la exigencia del nuevo curso. Los estudiantes se adaptan al medio, cambian su forma de aprender y de estudiar.

Pero no todos se adaptan, algunos siguen con los mismos hábitos de cursos anteriores y eso les hace “perder el paso y tropezar”. A lo largo de estos 30 años en Aula 2 hemos visto diferentes casos de estudiantes con problemas en los cambios de curso: por sus causas y su evolución. Los más frecuentes en el paso de la ESO al Bachiller pero también sucede en el paso a la Universidad. Ante esto, hay que conservar la calma, analizar qué está pasando y actuar pero nunca entrar en pánico.

boys-3286364_1920

Nos encontramos con:

1. Alumnos muy responsables, acostumbrados a estudiar con una memoria repetitiva, con poco razonamiento pero mucha eficacia, ya que consiguen sacar muy buenas notas, pero poca eficiencia porque para ello necesitan dedicar muchísimas horas. No les importa porque son muy responsables y quieren asegurase de sacar las mejores calificaciones. Pero al pasar a cursos que exigen más comprensión de conceptos, relacionar unas ideas con otras y aplicación de la teoría a la práctica, se sienten perdidos.

¿Qué NECESITAN? Aprender estrategias cognitivas: aprender a leer comprensivamente, a hacer buenos apuntes, detectar sus dudas y tomar apuntes en clase. Cambiar su idea de lo que es estudiar, pasar de saber “repetir” a saber “explicar”

2. Alumnos con facilidad para aprender, que no han necesitado estudiar mucho para conseguir buenos resultados. Al pasar de curso, siguen haciendo lo “mínimo” pero ya no les sirve y acaban “pinchando”. Siguen creyendo que con atender en clase y hacer las tareas es suficiente y como cada vez mandan menos tareas, su tiempo de dedicación en vez de aumentar, disminuye! Pero ellos no se dan cuenta.

¿Qué NECESITAN? Aprender estrategias organizativas, organizar su tiempo, aprender a planificar su trabajo y adquirir más control de la marcha del curso.

3.Alumnos responsables que trabajan bien pero dirigidos por sus padres. Son dóciles y se preocupan por sacar buenas notas, y para ello dedican el tiempo necesario. Le falta autonomía para organizarse, en casa repasan diariamente las clases y preparan los exámenes a conciencia pero llega un momento que van pidiendo más libertad respecto de sus padres (“ya soy mayor”) y como carecen de la autonomía para hacerlo, se pierden en clase pero no lo compensan en casa porque no tienen recursos, ni saben organizarse ellos solos.

¿Qué NECESITAN? Ser conscientes de que ya no está su apoyo y que deben adquirir la responsabilidad de su trabajo. Necesitan también estrategias organizativas.

4. Alumnos responsables y autónomos, con facilidad para estudiar, con buenos hábitos. No les ha costado sacar buenas notas simplemente atendiendo en clase y estudiando a última hora, memorizando bien pero profundizando poco y al subir a un curso con asignaturas especialmente complicadas no aumentan la dedicación ni la profundidad del estudio.

¿Qué NECESITAN? Más horas dedicadas a  entender y afianzar conceptos, estudiar muy al día porque cada clase suele ser muy concentrada y necesaria para no perderse en la próxima y saber detectar las dudas y atreverse a preguntarlas. Tienen que aprender a planificarse. No empezar a estudiar cuando les dicen la fecha del examen, sino llevar todo al día.

5. Los buenos estudiantes que pasan una adolescencia difícil y entran en unos años más revueltos, de ser trabajadores pasan a ser perezosos, los que estaban centrados se despistan, de tener el tiempo organizado por sus padres pasan a pedir más tiempo de ocio, en clase es más difícil controlarlos y en algunas clases el grupo de alumnos difíciles hace muy difícil un ambiente de trabajo.

¿Qué NECESITAN? Empezar de cero con horarios y hábitos pero respetando su espacio personal, controlarles a distancia. No dar por hecho que como antes lo hacían lo van a hacer, pero confiar en ellos.

Las reacciones también son variadas, al aumentar las exigencias y no cambiar los hábitos, las notas suelen bajar y de la reacción depende que sea un bache pasajero o se entre en el mundo del fracaso escolar:

  1. Unos reaccionan “pasando”, más preocupados por su vida personal, se acostumbran a suspender tratando de sufrir lo menos posible, lo que les trae problemas familiares. Necesitan replantearse sus objetivos y retomar las riendas de su trabajo
  2. Otros se bloquean porque no pueden entender lo que les está pasando, su autoestima baja y pierden totalmente la confianza en si mismo, llegando a pensar que les pasa algo “grave” y que no pueden con el curso “soy tonto” (cosa que confirman al ver a sus padres tan preocupados y perdidos como ellos). Entran en un proceso semidepresivo y hay que ayudarles a pasar el duelo de asumir que sus notas no son las de antes y que necesitan cambiar. Para eso necesitan que les enseñemos a trabajar de otra manera y les enseñemos a confiar en si mismos de nuevo.
  3. Algunos reaccionan con sobre-trabajo, dedicando 1000 horas y abandonando sus extraescolares. Así tienen su conciencia tranquila pero lo que hacen no es útil y el problema sigue.
  4. Los que se adaptan al cambio, evoluciona, aprenden de sus errores y triunfan!

Hay otros factores que se dan más frecuentemente en cursos altos y que no dependen de ellos pero deben afrontarlos si no quieren que les perjudiquen. Estos tienen que ver con aumento del número de alumnos por clase, más alboroto durante las sesiones  o profesores a los que no les entienden y van demasiado rápido y de cuyas clases salen sin enterarse de nada. ¿Qué DEBEN HACER? Pedir cambio de lugar para acercarse más a la primera fila, pedir apuntes  a quien los sepa coger, quedar con el profesor para preguntarle dudas o buscar alguien que le ayude con la asignatura fuera del horario escolar. Es muy útil tratar de adelantar la materia para no perderse en clase y aprovechar las explicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *