El bullying no es “tonterías de críos”

En el concurso Gracias profe! recibimos muchas cartas de agradecimiento, pero en la última edición recibimos una un poco diferente que hoy queremos compartir con vosotros. Se trata de la carta de una madre que nos contó el bullying que sufrió y sufre su hija.

bullying-1019271_1920

Ojalá pudiera dar las gracias..ojalá!

Ojalá pudiera dar las gracias a la tutora a la que avisé de que algo pasaba y a la que confirmé mis sospechas de que unos niños hacían la vida imposible  a mi hija porque yo lo había visto con mis propios ojos.

Ojalá pudiera dar las gracias a la funcionaria de educación que me trató de madre histérica.

Ojalá pudiera dar las gracias a la jefa de estudios del colegio cuando la situación ya era insoportable y mi hija vivía un infierno en el colegio. Solo le pedía, una vez que tuvieron la certeza de que lo que yo les decía era verdad, que actuaran, solo le pedía que esos “niños” (malas personas aunque eso no pegue con la palabra niños) tuvieran un mínimo castigo, algo que les parara los pies, me conformaba con que les expulsaran un día a casa, o lo que ellos decidieran pero algo! Pero ellos prefirieron “normalizar” y no hicieron absolutamente NADA, consiguiendo dejar a mi hija de mentirosa ante los matones y ellos, quedar de inocentes, ¡qué ironía!, con lo que el problema se multiplicó porque les dio alas e impulso para seguir torturándola.

En realidad no es verdad que no hicieron nada, se acabaron apurando, preocupando y trataron de ayudar pero no puedo darles las gracias porque para entonces mi hija ya estaba en una situación de la que todavía hoy, después de 3 años, no ha salido.

Tendríais que haberla visto antes, era una niña alegre, divertida, muy lista (buenísimas notas)  y tenía muchas amigas, pero esta pesadilla nos llevó al ingreso, la medicación (con sus efectos secundarios que le impiden ser como era) y se convirtió en una niña triste, con ansiedad y cuya máxima ilusión es tener amigas…

Seguimos luchando, muchísima gente nos está ayudando en este camino y espero algún día que vuelva a la normalidad pero no hubiéramos tenido que recorrerlo si mi hija no hubiera tenido la malísima suerte de encontrarse con esos indeseables y también si hubiéramos encontrado profesionales valientes y responsables que lo hubieran cortado antes de que se hiciera un problema tan grave que ha puesto en peligro la vida de mi hija.

Gracias, sí, a los que nos han ayudado!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *