A vueltas con el comentario de texto de selectividad

Uno de las cosas que más asusta a los alumnos de Bachiller es el “famoso” Comentario de Texto Lingüístico. Muchos padres se desesperan cuando los ven tan perdidos y suponen que el problema radica en que son textos complicados para su edad o que requieren un alto dominio de la Lingüística. Pero cualquier profesor de lengua, en cambio, les dirá que simplemente es un ejercicio que requiere comprender un texto de un nivel medio de dificultad, buscar en él algunos rasgos lingüísticos y explicarlos por escrito, ¡casi nada para muchos estudiantes!

images (1)

Queremos animar a padres e hijos indicando los errores más frecuentes que observamos y sus posibles soluciones.

  1. Leen superficialmente el texto, sin profundizar en él. Aunque sean chicos sin problemas de comprensión (incluso con buenas notas en otras asignaturas), leen como si la comprensión se produjera de forma automática. Por eso cometen errores al enunciar el tema, a veces leen la primera frase y presuponen la idea principal sin leer hasta el final donde puede estar el matiz  diferenciador.
  2. Se precipitan al indicar el tipo de texto: saben muy bien la diferencia entre una noticia y un texto de opinión pero en cuanto encuentran un dato objetivo, deciden que es una noticia sin fijarse que la opinión del autor está unas líneas más abajo.
  3. Confían demasiado en su memoria de trabajo y leen sin realizar anotaciones en el texto que les guiará cuando tengan que elaborar la estructura. Una buena práctica es hacerlo en dos colores diferentes (uno para los aspectos de contenido y otro para los aspectos lingüísticos que tienen que analizar)
  4. No tienen la costumbre de ir reformulando el texto con sus palabras y lo analizan literalmente. Si lo hicieran, además de comprenderlo mejor, se pararían a pensar en la intención del autor. Al final se trata, como siempre,  de que lean y piensen. Una recomendación que da muy buenos resultados es ir haciéndoles preguntas sobre el texto para que se acostumbren a hacérselas ellos mismos.
  5. Para hacer un buen Comentario hay que estar al día de la actualidad. Lo ideal es que lean el periódico,  pero como sabemos lo difícil que suele ser que adquieran ese hábito,  les animamos a que escuchen las noticias vía radio, televisión o internet para facilitarles el hábito de estar informados.
  6. No acaban de entender los aspectos teóricos como “adecuación, emisor modelo, cohesión”….y tratan de hacer el comentario siguiendo una plantilla, algo así como un comentario tipo al que tratan de asemejar el suyo pero hay que animarlos a redactar comentarios más personales y auténticos.
  7. Por último, les falta fondo,  no físico sino mental, ya que se cansan cuando el texto es demasiado largo. Aquí la recomendación la conocemos todos: ¡que lean! cómics, prensa deportiva, novelas o lo que sea pero ¡que lean!

images

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *